31 enero 2008

Chinatown

Bueno, mientras Michele se pega con las esferas conductoras de carga Q, haré una actualización rápida. Para que luego os quejéis ¬¬

Hoy he vuelto a Complutensis City (de visita, claro). Michele me mandó un sms para que a la salida del curro fuera a rescatarla de la biblioteca de filología (no, no se había perdido, es que Michele es tan *especial* que le da por estudiar lenguas vikingas) y yo, que soy más salá que las pesetas, he acudido en su ayuda cual caballero bajo brillante armadura.

Sólo que cualquier parecido entre brillante armadura y Cucarachito es pura coincidencia v_v

Hace años, cuando curraba de becaria en Timofónica, el bus que pillaba en Avenida América estaba petao de chinos. Y yo siempre me preguntaba dónde coño iba tanto chino, pero sobre todo, de dónde salía tanto chino. Pues hoy lo he descubierto: a los chinos los fabrican en la facultad de filología de la complu. Increíble pero cierto.

Cuando por fin ha salido Michele, hemos huído de la invasión oriental, en dirección a una carpa que había visto en el Paraninfo con la única idea de "a ver si nos dan algo by the morro".

Y bueno, algo by the morro nos han dado: resulta que El Chojin estaba dando un concierto (seddy, nos hemos acordado de ti con todo nuestro amor y nuestra lujuria, no nos odies mucho v_v). Resulta que es el año europeo por el diálogo intercultural (tikagas), y la inauguración la deciden hacer en la universidad, en plena época de exámenes. Eso en mi pueblo se llama el sitio equivocado en el momento equivocado.

Y nada, nos hemos tomado algo, hemos arreglado el mundo, y cuando el atardecer bucólico se ha convertido en tarde-noche fría de cojones, hemos vuelto a los carabancheles, a tomarnos otra. Dos horas más tarde, hemos llegado a Carabanchel. Como en los viejos tiempos de la M30 (una nostalgia...). Así que después del atascazo, como servidora se hacía pipí, nos hemos metido en el primer bar que hemos encontrado, con el muy hispánico nombre de "El mesón de Escobar".

(No sin antes aparcar como el culo y estar a punto de atropellar a Michele en el intento, todo hay que decirlo xDDD)

Pues bien, de hispánico sólo tenía el nombre, porque era un telechino, aunque de esto nos dimos cuenta cuando ya era tarde xDD Nos pedimos un cocacolo y una fanta, nos ponen unas aceitunas (para disgusto de Michele y alborozo mío) y unos panchitos y Michele saca su espíritu de madre viendo cómo la hija de los dueños (que era una cucada, la verdad) se daba ostias contra todo. Ni videos de primera, vamos xD

Así que nada, después de arreglar un rato el mundo, de despotricar un poco del trabajo y de la física en general, nos hemos vuelto a casa con la satisfacción del deber cumplido, porque si hoy se inauguraba el diálogo intercultural nosotras hemos hecho una inmersión oriental que ni Marco Polo, oiga xDDD

Hale, y después de esta actualización cutre y sacada de la nada, no me estreséis a Michele que me tiene que estudiar. Os dejo que por esta vez (y sin que sirva de precedente) los mimos y las ofertas de sexo se las hagáis sólo a ella (si es que soy un amor, coño xD)

5 comentarios:

Michele dijo...

Eso me ha llegado a la patata *__________________*


El bar majo, pero surrealista sobretodo xDDDDDD



/me se abre de piernas para recibir amor xD

bhooa dijo...

Toma amor toma amor toma

/me da mucho amor a Michele ^__^

Meiko dijo...

Hola, si os pasais por mi blog, teneis un premio alli

Saludos!

nikita dijo...

En el pueblo de andalucái tb tiene mi familia un bar con ese nombre pero soólo van awelines a jugr al mus y bebervinoxDDDDDDDD

Es que somos muy manolos en casa (escobares) ^_^UUUUU






(modo envidia on) yo tb quiero remio ¬¬ (modo envidia off)

nikita dijo...

Veo que mi teclado todavía falla u_uUUUUUUUUUUU