23 junio 2006

Juguetes para compartir

Aprovechando que en el capítulo anterior hablábamos de nuestra Marica Mala me siento en la obligación de contar cierta costumbre que tuvimos las tres (ya que Romy se hace la estrecha y dice que le da corte ¬¬).

Cuando se acercaba el cumpleaños de MM (sí, ese que se nos ha olvidado y por el que pedimos perdon yendo a misa todos los domingos) decidimos pillarle algún detallín. La ropa quedaba descartada ya que la franela no es el tejido que más le gusta a este hombre y nosotras de lentejuelas sabemos más bien poco. Música o una peli tampoco nos llamaba (se la va a bajar de la mula, así que xD). Así que, pensamos -no mucho- en lo que más le gustaba a nuestra MM y exactamente es eso que estais pensando una P**** como una OLLA (me niego a escribir cualquier otro sinónimo que sea distinto a pilila o colita >_<).
La cosa era comprar una bicha de esas (pero en versión plastico claro). Así que Romy y yo nos fuimos al uno de los múltiples sex shops que hay por madrid: el que esta en Callao. Yo, como buena mujer de mundo, ya había entrado varias veces (de hecho, en esa semana tuve que ir a por otro regalo xD) pero para Romy, como Paco Martinez Soria en "La Ciudad no es para mí", era su primera vez, cambiando la idea de ciudad por la de sex shop. Pensaba que iba a estar cortada, que en el fondo es una mujer tímida e inocente , pero no...allí estuvimos las dos cotilleando todo lo cotilleable y comparando precios y tamaños. Como el regalo iba a ser para MM tendríamos que buscar una cosa de esas que fuera diametralmente opuesta a nuestros gustos...y la encontramos. Era una cosa rosa cantoso, con sus venitas, con un tacto desagradable...vamos una pilila. Cuando decidimos que queríamos ESA Romy, con toda la decisión (y las pelas) se fue a pagar a la caja como si hubiera comprado ya cienes y cienes de cosas de esas xDDDD.
Cuando llegó el cumpleaños de MM no nos lo pensamos dos veces y le dimos su regalo...en medio de la puerta de la facultad. Ella, que es muy discreta, saco la cosa esa rosa de su envoltorio y mientras gritaba "ME ENCANTAAAA" daba pollazos a todos los pobres frikis de alrededor (parecía una hada madrina con su varita xD). Un par de meses después llegaba mi cumpleaños y para seguir la tradición me regalaron un objeto similar al de MM pero con las siguientes diferencias:
1.- Un hermoso estampado de cebra
2.- Liso, sin venitas ni capullos ni cosas que me dan mucha grima
3.- Regulador de velocidades (muy importante!!)
El como lo compraron no tengo ni zorra (ahí le toca dar los detalles guarros a Romy), pero el como me lo dieron no se me va a olvidar en la vida. Romy no pudo quedar, así que salimos solo MM y yo una tarde para dar una vuelta. Cuando íbamos por la calle Gran Vía me da la bolsa que llevaba y me dice "Felicidades Bollera, lo siento pero no lo hemos podido envolver". Así que al abrir la bolsa veo un paquetín en el que sale una señora vestida con unas mallas de bonito estampado de cebra (a juego con el vibrador), un peinado muy años 80 y una cara de "te voy a comer eso que tienes entre pata y pata" en el que se puede leer:
Take a Walk on the Wild side

Ni que decir tiene que MM me obligo a abrirlo y sacarlo en medio de la Gran Vía, justo delante de un guadria civil.


Unos meses después tocaba el cumpleaños de Romy, sabiendo que es lo que le iba a tocar nos pidio que por favor no le regalaramos nada de ese tipo (estrecha ¬¬), así que le pillamos un libro con fotitos de Star Guas que aunque no es guarro es mazo friki ^^

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Esa caja me imagino que la guardarás como oro en paños menores! XDDDDDD
La frase del wailsait me ha matado...

pd: Sabes que te odio por lo de las velocidades v______v

Unknown dijo...

dios, romy & michele!!! jajaja qué grande la peli! (Pero siendo las inventoras de los post-it, tenéis que ir a los sexshops? :P)

Romy dijo...

El día que compramos a Cebrita

La MM y yo habíamos quedado en Callao, y venciendo al instinto que nos empujaba hacia Chueca, nos metimos en el chéchó.

Allí empezamos a mirar artilugios varios de colorines, tamaños, formas, y a desvariar intentando responder esa pregunta recurrente de los chéchó: "Y eso aónde se mete" (no siempre es fácil de responder).

Por si nunca habéis visto a un gay y una bollera (parda e inocente, para más señas) ir a comprar un vibrador para otra bollera (parda pero menos inocente), la situación es tal que:

Gay: "Bueno, y a vosotras qué os gusta?"

Bollera parda 1: *Intentando contenerse para que al describirle ciertas escenas el Gay se derrita cual vampiro con agua bendita* "No sé, así uno que sea tipo cilindrín, sin venas ni cosas raras *puaj*"

Gay: Cogiendo un artefacto raro "¿Como éste?"

Bollera parda 1: o_O "¿Eso qué es y pa qué vale? ¿Y aónde se mete?"


Repetir las dos últimas líneas a gusto del consumidor, porque nos tiramos un buen rato decidiendo.

Al final cogimos a Cebrita, no tanto por su funcionalidad (porque pal caso, todos son iguales, y éste es un poco simple, no te da la hora ni nada), sino por el diseño (de esa parte es responsable la MM, que tiene más idea xD).

PD: ESA Romy aún recuerda con escalofríos con qué decisión empuñó la pilila de plástico de la MM para ir al mostrador a pagar >_________<

PPD: Os dije que no me comprárais nada así para mi cumple porque me metisteis miedo hablándome de artefactos sadomasoquistas *miedín*

PPPD: Paca, Michele aún conserva el envoltorio de Cebrita, dile que te lo enseñe xD

Michele dijo...

Romy si quieres para tu próximo cumpleaños hacemos un apaño xD


Para mi próximo cumple quiero unas esposas ^^

Anónimo dijo...

SIIII ooh yeahhh que alguien la compre unas esposas!!!.... que los artilujios q no son esposas no agarran bien... y si lo hacen, hacen pupa jijiji SADOOO XP

Anónimo dijo...

Yo para mi cumple tambien quiero algo de esa indole ^^

Anónimo dijo...

Where did you find it? Interesting read »